¿Qué es la dehiscencia de la herida?

Cuando todo va bien después de una operación, la herida quirúrgica se cura, ya que los bordes se unen lenta pero seguramente y se mantienen unidos mediante suturas o grapas.

Una posible complicación en este proceso es la dehiscencia, también conocida como separación de heridas.

Ocurre cuando los bordes de la herida no se encuentran, lo que hace que el cierre de la incisión ceda.

La dehiscencia leve solo afecta una grapa o sutura, mientras que los casos graves pueden hacer que toda la incisión se separe y vuelva a abrir la herida.

Esto es lo que los pacientes deben saber sobre el tratamiento y la prevención de la dehiscencia de la herida y esto puede pasar cuando los cirujanos que realizan la operación se llega a presentar esta posible complicación postoperatoria llamada dehiscencia de los nervios. Veamos

Resultado de imagen para HERIDA LEVE

a) La dehiscencia de la herida causa

Existen varias causas posibles de dehiscencia de la herida, incluida la desnutrición del paciente y la infección del sitio quirúrgico.

El estrés en la herida causado por movimientos como toser, estornudar o vomitar también puede hacer que se abra la incisión.

Los pacientes obesos también pueden ser más susceptibles a la dehiscencia porque los cierres de la incisión deben ser más fuertes para tener en cuenta el peso adicional del tejido.

Resultado de imagen para HERIDA LEVE ABIERTA

b) Tratamiento de dehiscencia de heridas

Si notas algún signo de dehiscencia, comunícate con tu cirujano lo antes posible.

La mayoría de los casos requerirán antibióticos para evitar que la infección llegue a la herida recién abierta.

Tu cirujano creará un nuevo cierre quirúrgico y la herida será monitoreada cuidadosamente después.

Sin embargo, en última instancia, el mejor tratamiento para la dehiscencia de la herida es la prevención.

c) Prevención de dehiscencia de heridas

Los cirujanos solo deben realizar la cirugía en las mejores circunstancias posibles, es decir, cuando el sistema inmunitario del paciente está en su punto más fuerte.

Por ejemplo, un paciente con un resfriado estaría en mayor riesgo de dehiscencia debido a la tos y estornudos regulares, por lo que los cirujanos pueden posponer la operación hasta que el paciente se sienta mejor.

Si en tu caso ya te encuentras operado y tienes un herida reciente, entonces presionr sobre el área afectada con las manos o una almohada para prepararte al estornudar, reír, toser o realizar cualquier actividad que pueda estresar la herida quirúrgica.

Además, evita comer una dieta que pueda causar estreñimiento, controlar las alergias cuidadosamente para evitar estornudos y tos y no levantar nada que pese más de 2.5 kilos durante al menos dos semanas después de la cirugía.

Practicar el cuidado adecuado de las heridas después de la cirugía es una de las formas más efectivas de prevenir complicaciones como la dehiscencia.

Si tienes dudas puedes acudir a una clínica de tratamiento de heridas y por supuesto, a tu médico de cabecera.

En ambos casos te darán indicaciones mucho más precisas, así como el mejor de los cuidados y materiales a utilizar en casa que faciliten la práctica del cuidado adecuado de las heridas en el hogar.

 

Con Info del IMSS, Wikipediam HC Medical y de Youtube