Albóndigas de pollo y arroz de coliflor con salsa de hierbas de coco

Pocas cosas son tan satisfactorias como las jugosas y tiernas albóndigas. Descansaron todos nuestros antojos porque, bueno, suelen ser una indulgencia.

Así que creamos un plato más magro que no sacrifica ningún sabor, sin embargo realizaremos un cambio sustancial en este platillo para variar un ingrediente.

He visto que a muchas de nosotros nos acongoja el saber cómo hacer arroz blanco porque sencillamente no nos sale y no queremos que te acongojes.

En su caso haremos algo totalmente diferente al respecto y sabes, será muy novedoso en todo

Cuando digas que les prepararás albóndigas de pollo y arroz de coliflor con salsa cremosa de hierba de coco, sonará totalmente como un bocado muy refinado y eso es porque lo es, de la mejor manera posible.

Y bueno, antes de pasar al platillo principal prepararemos primero la receta alternativa al arroz blanco y se trata del arroz de coliflor.

Que para muchos hoy en día resulta ser un sustituto delicioso y saludable para el arroz.

Y créeme, es muy bueno la receta de arroz hecho de coliflor está lista en una fracción del tiempo que lleva hacer las cosas normales (¡diez minutos!).

Resultado de imagen para albóndigas de pollo

Y la mejor parte de esto es que solo necesitas: coliflor, aceite, sal y pimienta y listo… sencillo ¿no?

Ok! esa receta la puedes encontrar fácilmente en otra entrada, ahora veamos cómo hacer nuestras albóndigas:

Albóndigas

  • Spray antiadherente
  • 1 cucharada de aceite de oliva extra virgen
  • ½ cebolla roja
  • 2 dientes de ajo picados
  • ½ k de pollo molido
  • ¼ taza de perejil fresco picado
  • 1 cucharada de mostaza Dijon
  • ¾ cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de pimienta negra recién molida

Salsa

  • Una lata de leche de coco
  • 1¼ tazas de perejil fresco picado, dividido
  • 4 cebolletas picadas
  • 1 diente de ajo pelado y aplastado
  • Ralladura y jugo de 1 limón
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • Hojuelas de pimiento rojo, para servir
  • Arroz de coliflor (el que preparamos previamente)
  • Resultado de imagen para albóndigas de pollo receta

Preparación

  1. Precaliente el horno a 200 ° C. Cubre una bandeja para hornear con papel de aluminio y rocía con spray antiadherente.
  2. En una sartén mediana, calienta el aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla y saltea hasta que estén tierna, aproximadamente 5 minutos. Agrega el ajo y saltea hasta que esté fragante.
  3. Transfiere la cebolla y el ajo a un tazón mediano y enfría un poco. Agrega el pollo, el perejil y la mostaza, condimentar con sal y pimienta. Forma la mezcla y forma las bolitas, transfiéralas a la bandeja para hornear.
  4. Hornea las albóndigas hasta que estén firmes y completamente cocidas, de 17 a 20 minutos.
  5. Mientras tanto, hacemos la salsa. En el tazón de un procesador de alimentos, combina la leche de coco, el perejil, la cebolleta, el ajo, la ralladura de limón y el jugo de limón y procesa hasta que quede suave. Condimentar con sal y pimienta.
  6. Cubre las albóndigas con las hojuelas de pimiento rojo y el perejil restante. Servir sobre el arroz de coliflor con la salsa. ¡Buen provecho! Recuerda que cocinar es fácil si tienes recetas sencillas y deliciosas.

Referencias: Youtube; kiwilimon.com; sreceta.es; okdiario.com; cocinacaserayfacil.net

Cremoso chessecake de coco

Dicen que para todo siempre hay una primera vez y justo este fue el primer postre real que aprendí a preparar. Me gusta hacer barras energéticas, brownies o alimentos saludables, pero esta vez quise preparar algo más dulce, que sirviera como postre.

Como verás, no fue justamente un platillo casero, se trataba sobre una receta de chessecake.

Tenía solo 15 años y mi madrina, mi mejor amiga, me enseñó esta receta súper fácil. ¡Me quedé asombrada!

La primera vez que la preparé en casa y se lo presenté a mi papá, ¡él estaba muy feliz! Así que después de ese día, me insinuaba sobre el chessecake todas las semanas.

Era una receta simple usando una costra de galletas comprada en la tienda y piñas trituradas para la cobertura.

He recorrido un largo camino desde mi primer chessecake cuando tenía solo 15 años. ¡Me he basado en la misma fórmula dándole mis toques personales!

Esta receta de chessecake la preparé específicamente para compartir con amigos y les encantó al igual que a mi padre, que en paz descanse.

Resultado de imagen para cheesecake de coco

Los ingredientes

  • 30 galletas de las llamadas Marías
  • 6 cucharadas de mantequilla sin sal
  • Bandeja especial para pay
  • Papel pergamino
  • Aceite en spray
  • 2 barras de queso crema
  • 3 huevos grandes
  • 1 lata de leche condensada
  • 300 ml de crema de coco
  • Ralladura de 1 limón
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • ½ – ¾ taza de copos de coco
  • Crema batida casera
  • Barra de chocolate oscuro para el afeitado en el chessecake

Preparación

Precaliente el horno a 1800C. Prepara el molde en forma de resorte agregando un trozo redondo (cortado a medida) de papel pergamino en el fondo del molde. Cierre la sartén y rocíe todo alrededor, ligeramente, con aceite. Dejar de lado.

En un procesador de alimentos, agrega las galletas María. Comienza en un ritmo bajo y ve subiendo al máximo poco a poco hasta que tengas migajas finas.

Resultado de imagen para cheesecake coco

Transfiera a un bol y agrega la mantequilla derretida. Revuelve hasta que estén bien combinados.

Verter en una sartén preparada y presionar para formar una costra, levantándola ligeramente hacia los lados. Hornear durante 12-14 minutos. Dejar enfriar.

Reduce la temperatura del horno a 1800C. Coloca una fuente para hornear rellena ¾ con agua en la parrilla inferior del horno. Ajusta el otro estante en el horno a la sección central.

En la licuadora, agrega el queso crema, la leche condensada, los huevos, la crema de coco, la ralladura y la vainilla. Mezclar en alto hasta que quede muy suave.

Agrega el coco en escamas y solo presione hasta que esté combinado. Verter en el molde preparado con la corteza. Hornear durante 1 hora.

Después de una hora prueba con un cuchillo en el centro. Si sale limpio, está listo. Si no, hornea por otros 10 a 20 minutos.

Retirar del horno y dejar enfriar durante 30 minutos.

Usando un cuchillo pequeño, afloja los bordes del cheescake antes de soltarlos de la sartén con forma de resorte. Traslado al plato de servir.

Cubra con crema batida y virutas de chocolate, las cuáles son muy nutritivas por ser un súper alimento antes de servir. O puedes derretir algunas obleas de chocolate oscuro y rociar por encima.