La resonancia magnética y cómo trabaja en nuestro cuerpo

La resonancia magnética (MRI) es una forma en que los profesionales de la salud pueden mirar dentro de tu cuerpo y ver lo que está sucediendo dentro de él sin tener que abrirlo.

Si bien hay muchas formas diferentes de tomar imágenes dentro de tu cuerpo como rayos X, tomografía computarizada (TC), ultrasonidos, etc., las imágenes por resonancia magnética producen imágenes mucho más detalladas de la estructura de los vasos sanguíneos, nervios, huesos de un paciente y órganos.

Su funcionamiento se basa principalmente en que el cuerpo que contiene agua.

Esto facilita debido a que el detalle que se obtiene en las imágenes proviene de las formas en que diferentes tejidos interfieren con las ondas electromagnéticas que provienen de las moléculas de agua.

Resultado de imagen para resonancia magnetica

La idea de que el agua libere ondas electromagnéticas puede parecer bastante exótica, pero resulta que la mayoría de las moléculas lo hacen todo el tiempo, las señales que emiten son tan pequeñas que solo las notarías si las buscaras.

Una estudio de resonancia es solo un dispositivo que primero excita las moléculas de agua para liberar ondas, y luego registra la ubicación de esas ondas con alta precisión.

Tu cuerpo está casi completamente hecho de agua.

Los vasos sanguíneos, los ganglios linfáticos e incluso los huesos sólidos están empapados con moléculas de agua, cada una de las cuales contiene dos átomos de hidrógeno.

En el centro de cada átomo de hidrógeno se encuentra un núcleo que consiste en un solo protón, que se puede visualizar como un pequeño imán de barra con un polo norte y sur.

Al igual que los polos norte y sur de una aguja en una brújula tienden a alinearse con los polos magnéticos de la tierra, en presencia de fuertes campos magnéticos, cada protón en el agua tuerce su orientación para que se alinee con el campo.

Cuando los proveedores de atención médica encienden por primera vez la máquina de resonancia magnética, se forma un campo magnético constante muy fuerte que permanece en su lugar durante la medición y este campo súper fuerte hace que todos los protones intenten alinearse con los polos del campo.

Esta alineación no arruina ninguna de las propiedades químicas de los tejidos, por lo que tu cuerpo continúa funcionando normalmente mientras el médico realiza la medición.

Pero si bien este campo magnético constante realmente fuerte hace que todos los protones quieran alinearse, la máquina de MRI interrumpe intencionalmente este campo.

Esto se logra porque envia un breve pulso de un campo electromagnético adicional más débil apuntando en una dirección diferente que el campo magnético constante.

Resultado de imagen para resonancia magnetica

Lo anterior logra alterar los protones para que se desalineen con el campo constante.

Después de que el pulso termina, los protones quedan torcidos, pero luego se alinean gradualmente con el campo constante original.

Puedes considerarlo como la pequeña sacudida que ocurre en una aguja de la brújula cuando pasa un imán débil.

La brújula normalmente apunta hacia el norte, pero el imán débil hace que la aguja de la brújula se mueva ligeramente.